Porque menos es siempre más

Rompiendo el hielo con el diseño de interiores…

Pocos sois los que pensaríais en llamar a un interiorista para aconsejaros sobre cómo colocar objetos, cortinas o muebles.

Pero un profesional de la decoración o de la arquitectura puede, sin necesidad de grandes cambios ni de obra, darle un aire nuevo a vuestros espacios. He aquí unas cuantas ideas para romper el hielo con el diseño de interiores.

Deco Tips 1: Porque menos es siempre más

Un hábito que resulta muy poco decorativo es el de llenar y llenar los espacios con muebles, objetos y figuritas. No nos damos cuenta y vamos comprando cosas, bien porque necesitamos espacios donde almacenar, bien porque tenemos la sensación de que el espacio está vacío y resulta poco acogedor. Nada más lejos de la realidad.

Para empezar, cuando llenamos de cosas las habitaciones, perdemos espacio para movernos y lo que hacemos es empequeñecer el cuarto. Nos emperramos en comprar el sofá más grande posible para descansar mejor en él o para poder invitar a más amigos al mismo tiempo. En cambio, cuando escogemos ese sofá de un metro de profundidad y dos metros y medio de largo, nuestros amigos podrán sentarse, sí, pero mejor que no se levanten para llenar su copa o ir al baño. Además podemos crear la sensación de estar en una tienda de muebles, como vemos en la foto llena de muebles blancos.

En una ocasión conocí a una chica a la que le gustaba mucho recibir. Tenía la friolera de 30 sillas en un piso de unos 50 m2 y con un salón de unos 15 m2. ¿Dónde desplegaba tanta silla? Quién sabe… Cuando la trasladaron por trabajo, vaciamos y arreglamos el piso para alquilarlo. Ganó muchos m2 ¡tanto visualmente como físicamente! Además tenía una colección de platos colgados por todas las paredes. Hicimos una selección y dejamos una pared vestida con ellos. Así ella no tenía que guardarlos y no resultaban tan invasivos para el futuro inquilino.

Un cuarto lleno de cosas distintas nos da una sensación de sala de exposición o de tienda. No sabemos dónde mirar ni por dónde pasar o sentarnos. La monotonía en los tonos tampoco nos ayuda a saber dónde parar la mirada. Demasiado blanco, un suelo mostaza poco apetecible y dos detalles azules que no aportan nada. Con un toque de colores cálidos y quitando al menos la mitad de los muebles, nos sentiríamos bienvenidos en vez de sentirnos de más.

En cambio en este salón, el igualar los tonos de madera natural de muebles y suelo crea una sensación de espacio decorado. El blanco de paredes y telas se rompe con un azul intenso y el toque cálido y vivo lo aporta la alfombra con rayas rojas y azules. Además el espacio está definido: una zona para los niños y otra para los adultos. Seguro que no dudaríais en pasar a la zona de estar y sentaros en el sofá o en el sillón.

Otra manera de llenar un ambiente es usando un único material o color que invade cada rincón. Pero al hacerlo, creamos una sensación muy plana y sin vida en el espacio.

Es mejor que mezclemos tonos fríos y cálidos; que combinemos materiales, para así conseguir un ambiente interesante y alegre en vez de aburrido y triste.

En esta sala, se ha exagerado con la madera y no se ha introducido ningún otro material o color para romper con la monotonía. Da igual dónde miremos, no hay nada que llame la atención.

En cambio, en este otro espacio se rompe con el color crema con un toque de color vivo en cortinas y cojines. Y se disimula la diferencia de estilo de la mesa de centro con una tela. Es un ambiente más diáfano que nos da sensación de amplitud porque hay sitio en el que moverse. El sofá de la medida adecuada y muebles poco voluminosos permiten este efecto. Poco gasto para un gran resultado.

Os pregutnaréis entonces, si tengo menos muebles, ¿dónde guardar todas nuestras pertenencias? Pues muy sencillo, tirando lo que no usamos ganaremos espacio. Menos es más ¡en todos los sentidos! En todas las casa que visito hay objetos inservibles que los propietarios ni saben por qué los guardan. Simplemente acumulan sin darse cuenta o se sienten ligados emocionalmente a todo. Siempre podemos hacer limpieza y deshacernos de alguna cosa que está de más.

Nuestros muebles y pertenencias deben guardar una proporción con el tamaño de nuestra casa o apartamento. Y si sois aficionados a coleccionar (libros, cd’s, máquinas de fotografiar, sellos, peluches,…), Mi consejo, haced una selección, buscad un sitio interesante donde exponerlos y guardad el resto en un armario. Y de vez en cuando, cambiad los expuestos por los guardados. Cambiaréis la decoración y los apreciaréis mucho más.

Resumiendo, tres puntos importantes para conseguir una decoración conseguida sin gastar un duro.

1- Hacer limpieza de cosas para ganar espacio en paredes, estanterías y, sobre todo, en almacenaje.

2- Tener muebles y pertenencias proporcionales al espacio.

3- Crear puntos de interés visual con colores y objetos.

Sobre este último punto encontraréis más información en el próximo post, Deco Tips: ¿Quién es el protagonista?

Bueno, espero haberos servido de ayuda. Para cualquier duda o consulta, escribidnos a…